Ir al contenido principal

Destacados

El enfado con la poesía

Que los versos se quedaran en domingo
y en los parques con los techos azulados,
no me extraña, no me duele.
Cuando tratas de engañarme construyendo
los poemas por encima de la herida,
los poemas que nacieron de la herida,
los poemas supurados por la herida,
no me extraña, no me duele.

El enfado es otra cosa.
Vivir para mis horas
el tiempo de otros, por ejemplo.
Añorar lo que no he sido nunca,
pero me habría gustado.
Creerme el pensamiento firme
de alguien que vive en mi cabeza. 

¿Quién le dice a la poesía lo que no debe contarse?
Migran las palabras cada poco,
como vuelan emociones de veleta
que lo mismo son invierno que verano.
Me confunde tanto giro.
¿Soy yo quién escribe los poemas
o son ellos los que escriben sobre mí?

Nunca iba a darte vida un poema


Siempre que digo <<nunca>>
acaba ocurriendo.
La certeza improbable tiene la esperanza
colgada de un hilo que no acaba
de romperse.

Mis versos nunca iban a hablar de ti,
porque dueles en cada letra como si hubiera
forjado el acero para conformarla 
y, luego, leerla fuera tragarla
a golpe seco.

Además, todavía, no llego a poeta,
mamá. 

¿Qué podría decir de ti sin que el día
tornara a tarde de tormenta en las mejillas?
No es tu culpa, no lo es.
De mi talega de errores horneados 
a diario solo eres responsable
de la nada. 
Aguerrida, incansable, soñadora silueta
dibujaste de una niña que alcanzara
cada una de las metas que tus dedos
no rozaron. 

Nunca iba a darte vida un poema 
y, sin embargo, eres tú quien insufla 
el aire de todos los míos, quien pone la risa,
mis ojos redondos igual que los tuyos
o la artrosis de inicio 
en manos con dedos que machacan teclas. 

Es verdad, mamá, todavía no llego a poeta
y no creo que sea indispensable
para que estas cuatro palabras 
deshilachadas
hablen de la nostalgia que mide los días
que llevo sin verte. 

Comentarios

  1. La poesía es sentimiento, es vida... Los versos que deja tu protagonista es poesía...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rafael. No te llevaré la contraria, pero apuntaré que no es lo mismo impregnar versos de poesía que ser poeta. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares