Ir al contenido principal

Destacados

No recuerdo un octubre tan invierno como este

Me mata el frío.
Corre mi valentía —también llamada
imprudencia— hacia la ventana.
La abre de par en par, se asoma y mira:
todo es hielo, quema, duele.
No comprendo lo que no quiero
entender.

¿Por qué no seré gazania abrazada
a sí misma en la noche,
a la espera de luz siempre nueva
cuando amanece otro día? 

No recuerdo un octubre tan invierno
como este y, sin embargo,
arden brasas en mi pecho, todavía,
porque es cierto que no llego a acostumbrarme
a lo gélido de ahora, pero llevo la memoria
apretada entre los muslos
y recuerdo, claramente, lo que nunca
ha ocurrido, pero siempre he deseado.

Versos en Peñamellera

Ella decía que allí estaba su infancia,
veranos exiguos rodeada de amigos
disfrutando en un paisaje pastoril.
No creas que es muy grande,
en realidad, es pequeño.
No vas a encontrar tiendas,
tampoco verás bares.
Te encantará mi pueblo.

Carreteras de culebra,
de humedad marrón y verde,
de sorpresa manantiales
cuando menos te lo esperes.
Una curva, otra curva,
otra más y la que sigue.
No me creo que te duermas.
¡Ya se ve desde aquí Ruenes!

Tardé lo que tarda un instante
en confirmar sus palabras,
la belleza y la magia
que encarnaban las montañas.

Además, no cabe duda:
la Sierra del Cuera sonríe
cada vez que llega agosto.
De ruido se inunda Ruenes,
las gaitas suenan muy pronto.
Voladores, banderines,
abrazos y más abrazos
de los amigos que vuelven
a reunirse año tras año
sin que importen los acentos
compartiendo el entusiasmo
y los bailes en la bolera,
y las estrellas en Somano,
y las risas, y la sidra,
y todos juntos cantando
Asturias, patria querida...
¡la fiesta se va acercando!

Comentarios

  1. Has descrito perfectamente ese lugar encantador de Peñamellera que conozco. Lugar de paso con minas abandonadas en lo alto, cerca de la cumbre, con las escombreras que se pueden ver. Si subes a las cimas y miras a la costa puedes ver el mar. También puedes bajar al Deba o al Cares y bañarte en sus aguas o cerrar los ojos y soñar. Lugar ideal para sentir la poesía y embiagarte con ella en la naturaleza y en Ruenes. (Otro día hablaremos de la Sierra del Cuera). Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, Rafael. Desde luego, la zona oriental de Asturias es preciosa y los días de fiesta y reencuentros son de un colorido poético inmenso, al igual que las vistas que nombras.
      La Sierra del Cuera... maravilla aparte. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares