¿Qué te han hecho, Doñana?

¿Qué te han hecho, Doñana? ¿Quién la paz te ha quitado?
Paraíso en cenizas, paraíso arruinado.
¿Tanto vale el dinero? Más que un lince asustado.
Tengo el ceño fruncido. Otro incendio provocado.

Llora Cuesta Maneli, yo también he llorado
cuando he visto esas llamas y el terreno afectado,
playas muertas de miedo y un camping arrasado.
Flora y flauna perdidas, tesoro violentado.

Abundante humo espeso, nuestro pulmón ajado.
Moguer ya no respira con el aire viciado.
Un pueblo en alerta con vecinos evacuados,
carreteras cortadas, bomberos agotados.

Pirómano sin pena, la hoguera has avivado,
no creas que perdona mi corazón helado,
espero tu condena por todo lo quemado
que vivas entre rejas todo el daño causado.

Comentarios

  1. Un romance muy apropiado para el desastre que nos encogió el corazón a todos en junio.No existe perdón posible para los que incendian el monte y menos cuando se trata de un Parque Natural como Doñana.

    Por un casual -o quizás no- mi última entrada también habla de este incendio.Te invito a visitarla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por acercarte a mis poemas, Joaquín. Seguro, no es casual. Necesitamos clamar ante la barbarie y la poesía siempre sirve de escape, de voz, de escudo, de... terapia. Nos leemos. Un placer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares