Su mirada es un valle

Su nombre el de una calle,
se encuentra en casi todas las ciudades.
Su mirada es un valle
partido en dos mitades.
De verde claro visten sus bondades.

Su acento es el palmero
de aire fresco que a la voz acompaña,
un susurro primero,
y después, ya te araña
ese balanceo de sus pestañas.

Vas a saber que es ella
por la huella de mordida en mis poemas.
Su recuerdo hizo mella,
y rompió mis esquemas
para dejarme sola con dilemas.

Esta lira postrera
echa el cierre a posibles disyuntivas.
Relaja un poco, fiera,
que continuamos vivas.
Mis letras ya no quieren ser nocivas.

Comentarios

Entradas populares