Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Destacados

Será que mi sed de azul es parecida.

Será que mi sed de azul es parecida
y me ahogo en sitios grandes, saturados,
y me sobra media gama de colores
de entre todos los que la ciudad me vende.
Puedo entender tu agobio.
Quizá, no es nada nuevo:
¿quién se salva de ser un poco gato?

Te habita una ciudad sin ser su habitante.
Yo soy de cada hogar que tiene por pelusas
algunos de mis lloros
y busco el azul, a veces, me impaciento;
llega pronto, llega tarde…
depende de mis ojos ese día.

¿Por qué no bailamos al borde,
también, nosotros?
Hay una orilla esperándonos, deseando
que le besemos sus labios azules.
Estoy segura.

Palimpsesto del olvido

¿Qué buscaba?

Veo ahora hasta sin ojos

Nuevos aires, querida Wendy

Decidme, dónde pongo este silencio.

¡Que me llueva el cielo!

Lemniscata

Silencio, tus ojos.

Que no duerma ni una estrella

Esos días

Si lo cantara Andrés

Te encontré

A veces, me guiñan las letras

Quiero contarte

Ya no quiero comprenderlo

Si no te hubiera conocido

Billete de vuelta (parte 3 de 3)

Con esto, no quiero que te confundas

Este poema no sirve

Escribir o perdonar(me).

¿Qué te han hecho, Doñana?

Versos en Peñamellera

Su mirada es un valle

Al principio de todo

A veces, pienso.

Si quieres que te olvide