Qué hago con...

Se me han debido caer
las horas al suelo.
No las encuentro.

¿Qué hago ahora con el tiempo?

Estoy cansada de buscar,
de ver calendarios
que se deshojan
a un ritmo frenético.
Quizá sea hora
de confesar
que he perdido en la orilla del mar
mi reloj de arena (queriendo).

Desde hoy voy a contar las olas
 sin prisa,
 sin tarde,
 sin corre.

Nadie me espera.

Voy a quemar los minutos
despierta.
No tengo sueño.
Doscientos seis huesos
me llevarán
de aquí a las estrellas
o, tal vez, más lejos.

Y ya puestos a inventar,
con solo diez dedos,
crearé un nuevo planeta,
desierto,
para mí y para mis versos
de mierda,
me sobra el resto.

Comentarios

  1. Contar olas siempre ha dado mejores resultados emocionales que contar horas u hojas del calendario.Afortunada tú que lo has descubierto...y no estoy de acuerdo,ningún verso,ninguno,es un verso de m...

    Saludos (me llevo tu enlace a mi blog)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Joaquín.
      Ojalá nos duren las olas, los años y las ganas.
      Llévate el enlace y mis ojos que paseen tu blog.
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No estoy loca

Mañana será siempre

Versos en Peñamellera