Mañana será otro verso el que me describa

Mañana será otro verso el que me describa.
Eso espero,
no quiero pasarme los días
haciéndome heridas
con el filo
de las hojas
de los libros
de poesía.

Ellos parecen saberlo todo de mí.

No conozco al poeta retraído que habla
de mis nudos en las tripas
cuando te alejabas.
Ni conozco a la poeta que detalla con precisión
lo que pasaba en nuestra cama
cual testigo de aquellos incendios.
Tampoco conozco al bohemio que
cuenta los tragos que bebí intentando encontrarte
en el fondo del vaso.

No, 
no conozco a los que parece que estuvieron
a nuestro lado, 
viendo el sol esconderse tras el mar
aquellas tardes de verano.
Y, sin embargo,
siento que ellos sí me conocen a mí,
que escriben las respuestas a mis preguntas
y te echan de más.

Mañana será otro verso el que me describa,
y ese hablará de los sueños que se barren
con la tos seca de la escoba,
de las llagas en las manos,
del enfado que tengo conmigo,
de la paz que tengo sin ti.

Comentarios

Entradas populares