La memoria de mi nariz

Tengo días de memoria
como un cielo azul abierto,
otros parecen un muerto
enterrado en nuestra historia.
Aquellas tardes de gloria
conquistando tus caderas
cuando éramos unas fieras,
¿sabes dónde están ahora?
Pasa el tiempo y empeora.
Esperaba que vinieras.

El sabor de tu sonrisa
debes saber que he olvidado,
que las olas se han llevado
lo que no pudo la prisa.
Sin embargo, está en la brisa
tu fragancia refrescante 
y no hay nada que suplante
ese olor en mi memoria.
No es tu esencia transitoria
ni hay dolor que la quebrante.

Comentarios

Entradas populares