Ir al contenido principal

Destacados

No tengo el poema que nos salve

Cuando no te queden flores que arrancar
de las muñecas hendidas, ven a mí.
No tengo el poema que nos salve
de derrumbes cotidianos,
pero los versos rebosan
si el ingenio se despierta.
Soñar es gratis
y a mí se me va la pinza
de una manera...

¡Qué decía? Ah, sí:
de amaneceres perdidos están
las tumbas repletas.
Hoy la aurora eres tú.
Yo pongo el café
con dos dedos de un presente
recién hecho, mañanas colados.
Cómo odio la nata que se forma
sobre las ilusiones...

Cuando no te queden flores que arrancar,
ni quimeras, ni ganas de querer
apagar los miedos que sirven de carroña
para cangrejos, cuervos
y otros animales, ven a mí
o corre hacia ti. La misma lumbre
nos aviva.

Para no perder el sur

Todos los días tengo un tarareo
que me acompaña 
viene de lejos
como las letras que escribo 
para no perder el sur.

Ya se lo decía a una amiga:

estoy hecha de pasado
y mi presente es el libro que acabo
de empezar. 
Podría decir que me encanta ver la hoja
en blanco, aunque impone ese vacío
manchado de café al amanecer.

Es cierto que llevo la brújula 
siempre en la mano
pero, a veces, quisiera perderme
-y no lo consigo-.
Me evito y procuro no hablarme
para que siga durmiendo el dragón
que habita en mí.

¡Qué difícil se me hace escapar 
yendo conmigo!

Comentarios

Entradas populares