Lo que pasa cuando te leo

Camino por tus versos
que me cuentan lo que yo quería decir,
con tus palabras.

Me gusta leerte porque
emerges de las páginas 
y te sientas a mi lado,
me retiras el cabello de la oreja
y susurras en mi oído 
con tu acento hecho letra.

Quizá, debería avergonzarme
al ver cómo te desabrochas 
los sentimientos más íntimos, 
pero no lo hago.
Al contrario,
florecen preguntas en mis poros
y preciso saber de tus fantasmas,
averiguar lo que te altera o te perturba,
conocer lo que es capaz de humedecerte,
descubrir el baluarte que te guarda.

Cuando abro tus libros
consigues que me invada una especie
de locura.
Me dan ganas
de arrancarte la ropa a versos
y la piel a rimas.
Estoy segura de que llevas tatuado
un poema en los huesos.
Estoy  segura de que toda tú
rezumas poesía.

Comentarios

Entradas populares