Ir al contenido principal

Destacados

El enfado con la poesía

Que los versos se quedaran en domingo
y en los parques con los techos azulados,
no me extraña, no me duele.
Cuando tratas de engañarme construyendo
los poemas por encima de la herida,
los poemas que nacieron de la herida,
los poemas supurados por la herida,
no me extraña, no me duele.

El enfado es otra cosa.
Vivir para mis horas
el tiempo de otros, por ejemplo.
Añorar lo que no he sido nunca,
pero me habría gustado.
Creerme el pensamiento firme
de alguien que vive en mi cabeza. 

¿Quién le dice a la poesía lo que no debe contarse?
Migran las palabras cada poco,
como vuelan emociones de veleta
que lo mismo son invierno que verano.
Me confunde tanto giro.
¿Soy yo quién escribe los poemas
o son ellos los que escriben sobre mí?

Él

Crótalos en una boca
temblando sin tener frío.
Llevaba la lengua rota,
con hoja de doble filo
y un cauce de agua salada
de los ojos al ombligo.
No pretendo exagerar.
Una tarde de domingo
apagué en mi corazón
los restos de un cigarrillo.
Extinguidas las promesas,
extinguido el compromiso.
No pretendo abrir heridas
con un poema tardío.
Sin disculpas que me excusen
ni reencuentros previstos,
sirva hoy a la voz postrada
este romance afligido,
creado con pesadumbre
a la sombra de un suspiro.
No pretendo que se alargue
este poema sencillo,
escarbar en cicatrices,
recordar lo que es olvido.
Yo te quiero ya pasado.
Aún me queda castigo
cuando se acerca la noche
y reconozco el crujido
de una traición en el pecho.

Comentarios

  1. Los puntos finales son necesarios, pero no borran nada no garantizan el olvido. Porque las historias continúan.
    Me ha encantado Soraya!

    ResponderEliminar
  2. ;) El punto y final es solo una peca que le sale a lo vivido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares