Enamorarte

No confundas deseo con pasión:
deseo vale más, pues nunca muere.
Felipe Benítez Reyes



Te pregunto
—aun sabiendo la respuesta
y teniendo la certeza
de lo inútil que resulta
debatir cuando estás sola—:
¿cómo consiguió enamorarte?

Me pregunto
—aunque sirva de muy poco
viendo el tiempo que ha pasado
y el diluvio que ha llovido
desde entonces—:
¿qué hizo falta?

Noto el peso que me cierra
las pestañas,
el silencio que nos queda
como un barco navegando
mar adentro,
y un suspiro se me escapa
de los labios si me acuerdo
de tus manos gobernando
inquietudes en mis muslos,
de mis dedos recreando
el deseo en tu espalda
y la cama transformada
en un campo azul de espigas
con el sol cayendo lento
evitando molestarnos.

Cuántas veces, cuántas noches
más despiertas que los días...
Me mirabas como un tigre a su presa,
yo no sé si lo recuerdas
—¡qué me jode tu memoria!—,
te miraba tan rebelde como húmeda,
tan vibrante como hambrienta,
descendiendo a tropel
por tus costillas,
rodeaba el ombligo y esperaba
en tus caderas un aullido.
Nadie sabe qué ecuaciones
he dejado formuladas
en tu cuerpo.
¿Cuándo empezó la carrera?
¿Quién ganó?

Comentarios

Entradas populares