Mi mejor abril


Mi mejor abril llegó en febrero
aunque fuera otro el mes
que supo ver en ti a nadie más.
No es por exagerar:
todos los parques del mundo
cabían en tus ojos
y, todavía, era invierno. 

Una leyenda añil cubrió el cielo
con el atardecer.
Voy a decir que no podré olvidar
de brisa un vendaval, 
deprisa conocí una suma de estrellas
en el firmamento.

Subió el nivel del mar, 
sudor sobre la piel,
sublime el litoral
a orillas de tu cuerpo.

Sé que te acuerdas sin mí
de aquel abril que abrió 
ventanas por doquier,
cerrándome las dudas
que ahora causan revuelo.

¿Dónde quedó ese mes
que no ha vuelto a pasar?
¿Dónde tengo que ir 
para que nos encontremos? 
¿Dónde pongo tu recuerdo?

Comentarios

Entradas populares