Descontento eterno

Siempre he preferido entender la vida
como un ovillo de complejidad
a admitir que soy yo quien aporta
la contrariedad que me desborda
los días y los versos.

Inconformista natural...
tengo la manía de idealizar
lo que no tengo
y suelo aburrirme deprisa
si busco y no hallo en mis ojos
reflejado el volcán del comienzo.

¿Cuándo va a parar el tiempo?
La rueda girará sobre otros cuerpos
buscando el privilegio de la curva de una boca
capaz de adelantar la primavera
al mes de enero,
capaz de alzar el vuelo de una orquesta de palomas
marcado al compás de unas pestañas
en movimiento.

Y puede que no exista,
que sea solo excusa o un consuelo.
Yo seguiré buscando. Viviendo
la evidencia de un eterno descontento. 

Comentarios

  1. "Me enfado conmigo más de lo que quiero por esa manía de idealizar todo lo que no tengo."
    ¿Me robas palabras? ¿O te presto sentimientos?
    Sea lo que sea, me encanta leerlas, y me emociona reconocerlos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Nuri. Prefiero regentar un albergue de sentimientos que ser presunta ladrona de palabras :P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares