Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

Destacados

Será que mi sed de azul es parecida.

Será que mi sed de azul es parecida
y me ahogo en sitios grandes, saturados,
y me sobra media gama de colores
de entre todos los que la ciudad me vende.
Puedo entender tu agobio.
Quizá, no es nada nuevo:
¿quién se salva de ser un poco gato?

Te habita una ciudad sin ser su habitante.
Yo soy de cada hogar que tiene por pelusas
algunos de mis lloros
y busco el azul, a veces, me impaciento;
llega pronto, llega tarde…
depende de mis ojos ese día.

¿Por qué no bailamos al borde,
también, nosotros?
Hay una orilla esperándonos, deseando
que le besemos sus labios azules.
Estoy segura.

Correr hacia atrás

Me falta un poema

Aunque mis manos busquen a tientas

Cuando quieras buscarme

Una noche como otra cualquiera

Confundirme en mis errores

Ya veré si algún día

Me acordé de ti

Sevilla fue

La osadía de los cobardes

Sentir o no

Soleariyas

Me conformo con todo (lo que pensaba y no dije cuando subí a la montaña rusa)

Mi mejor abril

Septiembre

Mimetismo o el bicho raro.

Al paso del tiempo.

Para no faltar a la mentira

Inventario de preguntas sin respuesta

Bienvenidos a una tarde de invernadero

La inmediata lejanía.

Retrato de un día optimista

Pongamos que hablo de ella.

En memoria del olvido y la agonía pasajera [renovado]

El poema que jamás escribiré

Naufragio poético

Lo que podría haber pasado

Si me das una efe

El asfalto y la fugacidad de la vida

Descontento eterno